Esta recopilación de varios documentos en un solo tomo, conocida comunmente como PROBANZA, EJECUTORIA o EXPEDIENTE de pureza de sangre, vizcainía y nobleza, es el documento base de la genealogía de la Casa de Icaza desde que se tiene antecedentes, hasta la generación de los hermanos de Icaza Caparroso, e incluye los apellidos principales de sus ancestros inmediatos, don Juan Martín de Icaza Urigoitía y doña Juana Martina Caparroso y Vázquez de Gortaire. 
Otros nombres con que se designa la recopilación en el texto de los mismos documentos son: "Constancia de filiación, origen, vizcaynía, limpieza y nobleza de sangre" y "Real provisión de nobleza y vizcaynía".

Los documentos fueron recopilados a petición de los hermanos Isidro y Martín de Icaza Caparroso con el fin de probar su aptitud para recibir de la monarquía española honores, títulos y privilegios que sólo podían ser otorgados a quienes probaran su pureza de sangre, vizcainía y nobleza.

El tomo, que es copia recopilada de las varias escrituras y documentos que forman parte del expediente, es un manuscrito otorgado a pedido de los hermanos en siete ejemplares: Uno para cada uno de los siete hermanos.
El ejemplar de Isidro debe estar en México. El ejemplar de Francisco de Paula está en Nicaragua, en muy buen estado de conservación y se encuentra totalmente digitalizado y en disco compacto. Los otros cuatro ejemplares no se sabe si aún existen. El ejemplar de Martín es el que mostramos aquí y es el que sirvió de base para el trabajo que, sobre la familia Icaza del Ecuador, realizó y publicó Cristóbal de Gangotena y Jijón en 1924. Cuando Gangotena trabajó con el documento, tuvo que venir a Guayaquil para consultarlo, pues su custodio no permitió que sea sacado de la ciudad.

Gangotena decribe así el expediente: 
"... es preciso hablar de los documentos originales que aquí se publican.
Están comprendidos éstos en un tomo en cuarto mayor, de papel de marca, encuadernado en vaqueta, que tiene los cortes dorados. El libro se cierra con manillas de plata de gusto churrigueresco, y hasta la generación anterior a la mayor viviente actual, ha sido conservado por Don Martín de Ycaza, el mismo que pretendió, en 1816, un Título de Nobleza.

El libro, escrito en letra clara del siglo XVIII, se abre por el escudo de armas que aquí se reproduce en facsímil, y que comprende los cuatro apellidos de Ycaza, Caparroso, Urigoitía y Vásquez de Gortayre, propios de los hermanos Isidro Antonio, Martín y José Gabriel de Ycaza, primeros del apellido nacidos en América, que litigaron y ganaron Real Provisión de Nobleza y Vizcainía, en la Chancillería de Valladolid, tribunal privativo, con la de Granada, para conocer de asuntos de hidalguía. Este documento, que en el libro original sigue al escudo ya descrito, se transcribe aquí in extenso.

Viene luego el Blasón de Armas o certificado de ellas dado por el Cronista y Rey de Armas de Carlos III, Don Ramón Zazo y Ortega, papel que también se reproduce íntegro de su original, con el árbol genealógico que el Cronista adjuntó a su certificación.

Los primeros Ycazas americanos, aunque los documentos que hasta aquí he descrito eran suficientes para probar en todos los dominios del Rey Católico su Nobleza, quisieron, para asegurar aún más la notoriedad de su hidalguía, pasarlos por la vista del Consejo Supremo de las Indias y con ello alcanzaron de aquel alto y respetabilísimo Cuerpo Cédula Real Auxiliatoria para que lo mandado por la Chancillería de Valladolid se cumpliera, por mandato especial, en estas partes de América. Esta Cédula que, con su obedecimiento por la Real Audiencia de México, reproduzco también entera, completa el volumen original que vengo reseñando.

Tales son los documentos de indiscutible autenticidad que han sido guardados religiosamente por la familia de Ycaza por más de ciento cincuenta años". (En 1924).

El tomo referido, escrito en 1.786, ha sido, en efecto, celosamente guardado por descendientes de don Martín de Icaza Caparroso por, al 2015, doscientos veintinueve años.
En agosto del 2015 se cumplió un paso trascendental en la custodia de este precioso documento, pues pasó a formar parte del patrimonio del Club de La Unión, de Guayaquil, que se convirtió en su custodio institucional y la exhibirá para conocimiento de los integrantes de la ya extensísima familia. Es interesante anotar que el Club de La Unión cuenta entre sus socios con algunos cientos de descendientes de varias de las ramas derivadas de don Martín de Icaza Caparroso.
La Probanza tuvo siete custodios miembros de la familia, quienes la cuidaron a través del tiempo, protegiéndola de incendios, insectos y el medio ambiente, pero por lo general permaneció guardada en lugares seguros. A continuación la lista de sus custodios a través del tiempo:

1. Martín de Icaza Caparroso 1786-1830
2. Francisco de Paula de Icaza Silva 1830-1861
3. Martín de Icaza Paredes 1861-1887
4. Octavio Gerardo de Icaza García 1887-1939
5. Gilberto José Icaza Valverde 1939-1976
6. Rosa Amalia Icaza Roldós 1976-1978

7. Eduardo Estrada Guzmán 1978-2015 (hijo de José Estrada Icaza).

 El Webmaster de este sitio Web y último custodio familiar, ha creído oportuno compartir algunas partes de La Probanza con Ud., el visitante a esta página. Disfrute algunas imágenes de esta joya documental de una de las familias más importantes y valiosas del Ecuador, México, Panamá, Nicaragua y otros países de la América latina, por su extensión generacional y aporte cívico a la comunidad.


¿Icaza o Ycaza?

Ir a los Icaza según García Carraffa

Ir a los Icaza según la Enciclopedia Espasa