Retorno a página de descendientes de José Manuel Estrada

Firma de Nicolás Estrada Cirio

Nicolás Estrada Cirio fue el tercer hijo del matrimonio entre José Manuel Estrada y Ana Sirio Robles.

De su juventud poco se sabe, pero es posible que luego de obtener educación básica haya pasado a ayudar en el establecimiento comercial de sus padres. En su testamento, su madre se refiere a él como "mi hijo el doctor Nicolás Estrada", de tal manera que debe haber obtenido un título de educación superior, pero no sabemos de qué profesión o en donde. En las univesidades que entonces existían en Ecuador no hay rastros de que haya estudiado en ellas. Puede ser que el título lo haya obtenido en la Univesidad de San Marco, en Lima. Lamentablemente, los registros fueron destruidos cuando el ejército chileno ocupó Lima, de tal forma que no hay como investigar al respecto.
Según el investigador genealógico Dr. Fernando Jurado Noboa, Nicolás se recibió de abogado en Quito en 1851. Consta en la nómina de los abogados recibidos en Quito, según Abraham Erazo.

Nicolás aparece en Quito durante la presidencia del Gral. José María Urvina, como un funcionario menor de gobierno. Sin embargo, tiene suficiente amistad con el Presidente para que él y su esposa, doña Teresa Jado de Urvina, apadrinen a su hijo Emilio Antonio, en 1855.

Sirvió a tres sucesivos gobiernos del Ecuador, desde el de José María Urvina hasta el de Guillermo Franco en 1860. Durante ese gobierno era funcionario de la Cancillería ecuatoriana y fue delegado para negociar un tratado con el Perú, pues sus fuerzas militares tenían sitiada por río y tierra la ciudad de Guayaquil. Una vez listo el tratado, el canciller renunció a su puesto y fue nombrado en su lugar don Nicolás Estrada Cirio, en quien recayó la terrible responsabilidad de firmar el tratado que lograría la salida de las fuerzas peruanas.
Al salir lo peruanos el Ecuador quedó en estado de anarquía y fraccionado políticamente, hasta que Gabriel García Moreno tomó el poder por la fuerza y consolidó nuevamente al Ecuador.
Sin embargo, García era enemigo de los gobiernos que se habían sucedido desde Urvina: Robles y Franco, pues ellos eran Liberales y García era Conservador.
Uno de los primeros actos de García fue el perseguir a todos los políticos del antiguo régimen y declaró que el tratado que se había firmado, denominado "Tratado de Mapasingue" por el nombre de la hacienda en la cual se lo firmó, era nulo.
Todos los políticos del antiguo régimen tuvieron que salir al exilio. Nicolás aparece encabezando una "legación" del Ecuador en Lima hacia comienzos de 1861, mientras ese gobierno no reconocía a García Moreno, pero en cuanto se dio el reconocimiento, la legación fue entregada a otro representante y Nicolás aparentemente pasó a Piura. Todos sus bienes en Ecuador fueron confiscados y su exilio fue en total pobreza. 
El gobierno de Gabriel García Moreno duró hasta 1875, luego de lo cual comenzaron a regresar algunos de los exilados. Aparentemente, Nicolás Estrada Cirio no estuvo entre los que retornaron al Ecuador.

Al salir al exilio, en Guayaquil quedaron su esposa, doña Francisca Carmona y Vázmeson con sus hijos: Nicolás Enrique, de 6 años; Emilio Antonio, de 5 años; y, José Manuel, de 3 años. La familia quedó en la indigencia, pues al confiscarse todos los bienes del padre, fueron desalojados aún de su vivienda. 
En esa época aún vivía doña Ana Cirio Robles, abuela de los niños, y presumimos que ella les dio albergue temporal. Doña Ana contrajo segundas nupcias con el Dr. Manuel Villavicencio, quien se encargó de dilapidar gran parte de la fortuna de su esposa, quien al fallecer en 1872, contaba con un modesto patrimonio que legó a sus dos hijos sobrevivientes: Nicolás Enrique y Ana Inés Estrada Cirio, y a los hijos de ellos. Por el tenor de su testamento, en que no menciona a su nuera Francisca Carmona, creemos que en ese momento no mantenían buenas relaciones.
Doña Panchita (como le decían cariñosamente) Carmona se ganó la vida haciendo dulces y obtuvo becas en el colegio San Vicente para el estudio de sus tres hijos, quienes fueron muy buenos y aprovechados estudiantes, al punto que estuvieron algunas veces en cuadro de honor. Sin embargo, la realidad de pobreza hizo que al terminarse la instrucción básica al menos uno de los niños, Emilio, se dedicara a trabajar para ayudar a mantener el hogar.
 
Nicolás Enrique falleció en Quito a los 20 años de edad, según su madre doña Panchita, mientras Emilio Antonio se quedó en Guayaquil con su madre. De José Manuel no se sabe más luego de la información escolar a mediados de la década de 1860, pero no se descarta que haya ido al Perú a encontrarse con su padre y haya dejado descendencia en ese país.
De Emilio Antonio Estrada Carmona continúa su descendencia en Ecuador.

Una vez radicado en Piura, don Nicolás se relacionó con Virginia Rodríguez Parra, con quien tuvo dos hijas: Rosa Zolila, en 1863 y Ana Cristina Estrada Rodríguez, en 1866. Rosa Zoila deja descendencia en Chile.

Mientras mantenía esa relación con doña Virginia entabló otra relación con María de Luz Bejarano, de la cual nació Arturo César Estrada Bejarano, el 16 de septiembre de 1864. 

También mantuvo una relación con doña Manuela Espinoza, de cuya unión nacieron los hermanos Francisco de Paula y Jerónimo Francisco Estrada Espinoza, nacidos en 1865.

Aparentemente tuvo otro hijo, entre los que estaría Nicolás Estrada, nacido c. 1874. Recientes investigaciones en Piura (año 2008) abren la posibilidad de que este personaje se haya llamado Manuel Nicolás Estrada Otero, y no sea hijo de Nicolás Estrada Cirio sino de su hijo José Manuel Estrada Carmona.

Estas tres familias de Nicolás Estrada Cirio continúan su descendencia en el Perú y en Chile.

Retorno a página de descendientes de José Manuel Estrada